Mi mirada sobre el Tarot...


El Tarot no es sólo un método para tratar de conocer o de "adivinar" algo del futuro o para ver cosas o situaciones que para nosotros permanecen ocultas o poco claras. A través del significado profundo de cada una de las cartas es, en primer término, un método de aprendizaje personal, de autoconocimiento. Apenas nos adentramos en su estudio básico vamos dándonos cuenta de cosas nuestras que no teníamos claras o que, directamente, ignorábamos...

Aprender los significados es un primer paso, una base para comenzar a usar más efectivamente el Tarot. El uso del mismo irá abriendo en nosotros canales de intuición en diferentes aspectos. Eso lo iremos desarrollando con la práctica y la constatación de aciertos y errores. Habrá veces que una carta nos sugiere algo diferente o que no concuerda totalmente con lo aprendido en los libros o en páginas como este blog. Eso que nos sugiera la carta no lo debemos desechar en absoluto. Al contrario. Será nuestra intuición o la conexión que establezcamos entre  esa carta y la realidad profunda de la que estamos hablando o intentando conocer la que muy probablemente nos indique la verdad.

Finalmente por ahora (y para quien le interese mi opinión o mi postura personal) me gustaría decir que no soy de aquellas personas que creen en la "cosa mágica", en los preparativos raros y hasta algo extravagantes o, en los rituales antes, durante o después de una tirada de Tarot. Por supuesto, cada uno sabrá cómo se siente mejor en este sentido, o cómo "conecta" mejor con las cartas y su mensaje.
En mi caso me baso en el convencimiento de que la "magia" del Tarot consiste en la conexión que toda la humanidad comparte a través de lo que se denomina "inconciente colectivo". El inconciente de cada persona posee toda la información personal y de la historia de la humanidad acumulada. De allí es de donde nace la intuición y la información que recogemos al "leer el Tarot" y que, por otra parte, cada uno de los símbolos que aparecen en las cartas son símbolos que la humanidad, en el fondo de su inconciente, conoce. Por eso es que recibimos información por dos vías: la conciente y la inconciente. El "inconciente colectivo" es el inmenso océano intangible por el que todos estamos conectados con todos, en todos los tiempos.

En lo personal, mientras mezclo las cartas y durante el corte, sólo necesito tener en claro la pregunta concreta, el conocimiento preciso de lo que significa cada carta en cada posición de la tirada elegida, el nombre y, si fuera posible, una imagen de la persona sobre la que se necesita información...
Puede ser con la presencia del "consultante" o no...

Pero como digo, cada persona tendrá su manera de "conectar" con su Tarot y no se puede discutir o criticar...

Felices experiencias tarotísticas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario